El Derecho a Viajar o El Deber de Conservar?

En una comida a la que asistí surgió el tema del turismo, pero a diferencia de la mayoría de veces en que las personas se emocionan contando sus viajes más recientes, en esta ocasión discutimos sobre el turismo responsable y la viabilidad de destinos.

El turismo se ha convertido en un bien de primera necesidad, atrás han quedado los años en el que era un bien de lujo. Con precios de transporte más accesibles y mayor información en la red, es casi obligatorio viajar. A quienes nos encanta esta actividad no podemos menos que sentirnos agradecidos. Pero lo cierto es que en la mayoría de destinos, el turismo, casi inevitablemente, es invasivo y cambia los patrones medioambientales, culturales y sociales.

Casos se han visto donde la actividad turística encarece los productos o servicios básicos de manera que la población local no puede pagarlos e inclusive dejan de disfrutar de sus propios recursos turísticos.

Lamentablemente también hemos conocido destinos totalmente sobreedificados por la industria turística. Estos destinos además muestran una estacionalidad muy marcada en los cuales en temporada baja presentan graves crisis, pues no hay turistas para consumir y la población local no tiene ingresos.

A veces los turistas o la población local por querer vender a los turistas destruyen su propio ecosistema. Precisamente hace poco compartía un post sobre la necesidad de educación sobre conservación en algunos destinos.

Existe también un componente cultural que altera la población local con la llegada de turistas. En la China, hace diez años, los nacionales no viajaban sino era por inmigrar a grandes ciudades por trabajo. Ahora todos viajan y quieren conocer los lugares a donde van los turistas internacionales, contaba un amigo que vivió allí. Aquí en algunos casos el turismo comunitario, del cual en su mayoría se encargan las mujeres, ha cambiado la estructura social de la familia y de la comunidad.

Sin embargo, como ciudadanos de un país o del mundo, tenemos derecho a conocer los recursos y maravillas del mundo. ¿O no es así?

¿Puede existir turismo realmente sin impacto? Tenemos derecho a viajar y conocer? o tenemos el deber de conservar y respetar?

La tendencia no va a cambiar y cada vez seremos más viajeros en el mundo. Pero creo que todos podemos aportar para que ambiental, cultural y socialmente nuestros viajes y en especial los servicios, productos y tendencias del sector sean del más bajo impacto posible. Es importante que todos y cada uno, como turistas, tengamos en cuenta nuestro impacto sobre los destinos. Podemos viajar y conocer, pero teniendo en cuenta nuestro deber en cuanto a la conservación de los productos turísticos.

Un saludo

@annieburbano

Post relacionados: Sostenibilidad

Anuncios

TAYRONA: Control de la Capacidad de Carga

El turismo sin control puede traer consecuencias nefastas para los destinos y para las poblaciones locales. La capacidad de carga se define como  “el máximo aprovechamiento que se puede realizar de los recursos económicos, sociales, culturales y naturales de la zona de destino sin reducir la satisfacción de los visitantes y sin generar impactos negativos en la sociedad anfitriona o en el medio ambiente.”

En los últimos años, aunque la propiedad de los PNN (Parques Naturales Nacionales) es estatal, la gestión de algunos de ellos se ha privatizado con la agencia AVIATUR . Este hecho ha generado un cambio con beneficios impresionantes para los parques.

En el parque Tayrona en el caribe colombiano, la capacidad de carga en años anteriores no era respetada, pues con la entrada al parque de 3€ y la obtención de una hamaca por 1€, solo resultaba autosostenible con la entrada de un gran numero de usuarios. Pero por muy mágica que fuera la experiencia, la entrada de un gran numero de “hippies” quienes además se alimentaban de los frutos de la selva, pescaban su comida y tenían permitido hacer fuego en las playas; acciones evidentemente nocivas si además son realizadas en masa, el parque solamente podía estar en deterioro.

Hoy en día, la nueva gestión del parque, no solo ha prohibido todas las acciones mencionadas anteriormente, sino ha realizado una excelente tarea de control de capacidad de carga. Los campamentos tienen un territorio limitado y tanto las hamacas como las carpas son suministradas por el parque; y por consiguiente su número está controlado. Los precios han aumentado en 10€ por la entrada y 3€ por la hamaca o carpa.  Los senderos están limitados y el lugar en donde estaban cabañas (donde por 1€ 20 o 30 turistas podían pernoctar) hoy existen cabañas normales y de lujo para dos personas con costos entre 40€ y 150€ por persona. De este modo hoy en día entran al parque menos personas, con mayor capacidad de gasto y con las acciones nocivas controladas.

Cabañas en Arrecifes

Sobre el Sistema de áreas protegidas de Colombia.

Este sistema está conformado por las áreas protegidas de orden nacional, las de orden regional, las de orden local, las áreas protegidas privadas, las autoridades ambientales competentes, los actores sociales (pobladores y usuarios del área, instituciones públicas y privadas nacionales e internacionales, y la comunidad científica e investigadores), las herramientas de gestión y las normas y procedimientos.

Tiene como finalidades:

a) Conservar valores sobresalientes de fauna, flora y paisajes o reliquias históricas, culturales o arqueológicas,

b) Perpetuar en estado natural muestras de comunidades bióticas, regiones fisiográficas, unidades biogeográficas, recursos genéticos y especies silvestres amenazadas de extinción,

c) Proteger ejemplares de fenómenos naturales, culturales, históricos y otros de interés internacional, para contribuir a la preservación del patrimonio común de la humanidad. (CRN art. 328)

En Colombia hay un sistema mixto, entre los estilos americano y español. Existen parques de investigación como el Parque Natural Nacional Isla de Gorgona, en donde el acceso de visitantes esta altamente controlado y las visitas al parque son de solo un 15% del mismo, un 55% restante es para investigación científica y el resto del área (islas) no es intervenida por el hombre. Pero también existen parques de total interacción entre los visitantes y la naturaleza, como el Parque Natural Nacional Tayrona en donde fuera del centro de acogida (función administrativa y de interpretación), visitas guiadas a las principales playas y unas cabañas en la entrada del parque, el visitante puede experimentar por el tiempo que desee el “back to basics” en relación total de hombre y selva, a pesar de los nuevos controles.

En los parques de Colombia se practica el ecoturismo definido por ley como “aquella forma de turismo especializado y dirigido que se desarrolla en áreas con un atractivo natural especial y se enmarca dentro de los parámetros del desarrollo sostenible. El ecoturismo busca la recreación, el esparcimiento y la educación del visitante a través de la observación, el estudio de los valores naturales y los aspectos culturales, produciéndose así el mínimo impacto  sobre los ecosistemas naturales, respeta el patrimonio cultural, educa y sensibiliza a los actores involucrados acerca de la conservación de la naturaleza” Dice en la Web PNN.

Un saludo

@annieburbano

Post relacionados: Sostenibilidad

¿Cómo puedes medir el impacto de tu campaña digital en turismo?

En turismo hay una diferencia temporal entre la promoción, la toma de decisión de visita y la visita misma. Hace varios años Australia tuvo una campaña digital, realmente innovadora “The Best Job in the World”: un concurso donde las personas participaban por un año recorriendo y conociendo Australia con todos los gastos pagos y 150.000 AUD. Hace un tiempo pude escuchar en una ponencia del #MAD09 a Wendy Harch, directora ejecutiva de turismo de Australia. En su intervención, respondiendo a la pregunta de cuantos turistas estaban visitando Australia gracias a la campaña, para mí es de gran valor su aporte acerca de la medición inmediata. Ya que ella afirmó que la medición del impacto inmediato no es real, porque puede ser que una persona decida visitar tu destino y lo haga tras varios años, especialmente para un destino ‘lejano’.

Así fue la campaña turística de Australia del 2009.

Otra reflexión que quiero compartir con vosotros es que hoy hablamos de campañas en los medios sociales, del videoMKT, del SEO y con ciertas herramientas podemos medir, cuantas visitas tiene nuestra Web, quien nos visita, que contenido le interesa.  Al finalizar el foro, pude conversar con Pedro Antón, de SEGUITUR, sobre su opinión referente a las mediciones, y me dejó con la siguiente reflexión: Hoy hablamos mucho de la medición de número de clicks de una Web, de saber de donde viene tu tráfico, y tenemos cifras, pero ¿nos indica esto cuantos visitantes reales al destino genera tu Web?

Aquí puede leer un post sobre herramientas de medición, pero me parece interesante saber que podríamos hacer para establecer una relación real y acertada sobre visitas a un destino y a su página web.

Un saludo

@annieburbano

Todos los post de Marketing Digital